top of page

La importancia de ser donante


Cada año, miles de personas tienen la oportunidad de recibir un trasplante para salvar su vida o mejorar su salud. El trasplante de órganos y tejidos es uno de los grandes avances médicos de nuestra época.


El proceso para acceder a un trasplante inicia con una evaluación al paciente para confirmar si es candidato óptimo o no, una vez aprobada esta evaluación, ingresa a la “Lista nacional de espera para trasplante” donde se analiza la compatibilidad de los pacientes con los donantes. Los factores a considerar son:


- Grupo sanguíneo

- Tamaño del cuerpo

- Grado de enfermedad

- Distancia entre el donante y el beneficiario

- Tipo de tejido

- Tiempo en la lista de espera

La lista de espera es muy larga, no hay suficientes donantes disponibles lo que causa que muchas personas no accedan al trasplante que precisan, en promedio 20 personas que se encuentran en espera de trasplante mueren cada día. La mayoría de órganos provienen de donantes fallecidos.


¿Cómo convertirte en donante?

Un donante fallecido puede salvar la vida de hasta 8 personas a través de la donación de órganos y mejorar la calidad de vida de 50 o más personas a través de la donación de córneas, células y tejidos.


- Para ser donante en vida:

- Ser mayor de edad y gozar de un estado de salud adecuado

- Que la persona beneficiaria tenga hasta cuarto de grado de consanguinidad o se trate de un cónyuge o pareja en unión libre