top of page

Creación de guía de atención a embarazadas y de prevención de la violencia obstétrica

La concientización y lucha en contra de la violencia obstétrica en el Ecuador inicia en los años 90 en el marco de una fuerte ola de casos de mujeres violentadas durante el labor de parto. Pero ¿Qué es la violencia obstétrica? según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el "trato irrespetuoso y ofensivo durante el parto" que pueden recibir las mujeres en "centros de salud". Pero el término se extiende a diferentes faltas que pueden suceder tales como:


  • Dejar sin atención médica a la paciente durante largos períodos.

  • Excesiva medicación, prácticas invasivas o administración de fármacos que no estén debidamente justificados (por ejemplo, para acelerar el proceso de parto).

  • Inmovilización a la paciente mediante ataduras a la cama.

  • Intervención quirúrgica innecesaria o injustificada. En este punto predomina el parto por cesárea.



Está demostrado que mujeres que han sido víctimas de violencia obstétrica no regresan a los controles médicos y en futuros embarazos no quieren ser atendidas en centros de salud, lo que aumenta el riesgo de mortalidad materna y neonatal. De acuerdo con el Instituto Ecuatoriano de Estadísticas y Censos (INEC, 2009), el Ecuador ocupa el cuarto lugar entre los países de las Américas con mayor razón de mortalidad materna.


El evento que alarmó a la Corte Constitucional del Ecuador sobre las malas prácticas obstétricas fue el caso del Hospital Provincial del IESS Regional 9, en Machala, 2011. Donde Jéssika acudió para dar a luz a su cuarto hijo pero no recibió la asistencia médica pertinente, durante 3 horas tuvo intensos dolores y ya había empezado el labor de parto, tuvo que dar a luz sola, el personal médico no se encontraba listo para el parto. Perdió mucha sangre y se desmayó.